Cómo mejorar mis posibilidades de contratación

La empleabilidad no solo se debe demostrar cuando queremos acceder a un puesto de trabajo. También es importante que una vez que estemos dentro de él, incluso de una manera segura, tengamos en cuenta aspectos que la mejores, para poder optar tanto en el presente como en el futuro a otro tipo de responsabilidad, a tener otro valor en la empresa, o incluso en tus relaciones personales con tus superiores y tus compañeros.

Por tanto, para hablar de consejos para mejorar la empleabilidad debemos diferenciar tres partes: el momento en el que estamos buscando un trabajo, cuando nos quieren entrevistar para un puesto y, por último, cuando tenemos un puesto de trabajo y queremos mejorar nuestra posición en la organización.

Consejos para mejorar el Curriculum Vitae

Una de las claves para mejorar la empleabilidad es tener un curriculum completo y que llame la atención del responsable de recursos humanos. Ten en cuenta que sobre todo en esta época de crisis, la cantidad de curriculum que llegan a una empresa son casi incontables, por eso es importante conseguir que se fijen en el tuyo y no lo descarten como uno más.

Algunos consejos con los que puedes mejorar tu curriculum y, por tanto, mejorar la empleabilidad son:

  • El responsable de la lectura de tu curriculum en un primer momento va a echar un vistazo, si le gusta ahondará un poco más en conocer sobre tus cualidades. Por tanto, debes realizar un curriculum con información concisa y clara, utilizando un lenguaje sin tecnicismos ni redundando en los mismos aspectos.
  • Es importante realizar varios curriculum dependiendo a qué tipo de puesto vamos a optar. Dependiendo del trabajo para el que nos estamos ofreciendo deberemos realizar un curriculum en el que se destaquen las cualidades que tendríamos que utilizar en ese trabajo.
  • Una cosa es vendernos y otra es mentir. Es importante hacer un curriculum adaptado pero siendo honesto. Mucho cuidado con exagerar las habilidades que tenemos a nivel profesional, pues dependiendo de la empresa y del puesto del trabajo antes o después tendrás que demostrarlas.
  • Se debe evitar los adornos y las frases largas. Un curriculum eficaz es el que se realiza en papel blanco, con frases cortas y concisas, en el que se destacan los distintos aspectos con negritas o mayúsculas. No es recomendable el uso de colores.
  • En el curriculum no se habla de salarios. Si consigues una entrevista ya se hablará de esos puntos y seguramente sea el entrevistador el que comente las condiciones.
  • Evita las preferencias de tipo político o religioso. No conoces quien es el responsable de seleccionar los curriculum y como le puede influenciar a la hora de tomar una decisión.
  • No se deben utilizar siempre las mismas palabras. Cuando queramos hacer referencia a una misma cosa lo mejor es utilizar sinónimos. De esta manera, el que reciba el curriculum verá que tienes un vocabulario completo y diverso. Evita el lenguaje coloquial, pero también debes dejar de lado las palabras demasiado técnicas.
  • La extensión de un curriculum no debe ser más grande que el tamaño de un folio, salvo que por causas excepcionales sea necesario ampliarlo, no debe superar los dos DIN A4.
  • Cuando expliques tu experiencia laboral, no es necesario explicar cuáles son las razones que acabaron con la relación laboral. Si es necesario, el entrevistador te lo preguntará personalmente.

Consejos para mejorar la empleabilidad en un puesto de trabajo

Es habitual que en un puesto de trabajo exista una jerarquía. Salvo en casos en que la empresa sea una pequeña PYME en la que solo existan el dueño y algunos empleados, es normal que exista la figura del encargado, los mandos intermedios… Por supuesto, si hablamos de grandes empresas existirán jefes de sección, de áreas…todo depende de cómo funcione la empresa.

Los altos directivos de una empresa, tienden a buscar los puestos de trabajo de categorías superiores dentro de la propia organización. De esta manera eligen personas que conocen de primera mano cómo funciona la empresa, ofreciendo un valor añadido al que puede dar una persona con estudios superiores que llegue nueva a la empresa.

A la hora de decidir que empleado es que asciende en su puesto de trabajo, los responsables suelen hacer una selección interna, en la que se seleccionan a las personas por su capacidad en el puesto de trabajo, por sus relaciones con los propios compañeros o con los mandos superiores… Además, es muy importante acceder a la formación que ofrece la empresa a sus trabajadores, con los que conseguirán tener los conocimientos necesarios para acceder al nuevo puesto de trabajo.

Consejos para superar una entrevista de trabajo

Uno de los momentos decisivos a la hora de que nos acepten en un puesto de trabajo es la entrevista personal con el responsable de la empresa; de hecho, en muchos casos, tiene más valor que el propio curriculum. Por eso, para mejorar la empleabilidad es importante tener en cuenta algunos detalles a la hora de pasar satisfactoriamente esta pequeña prueba:

  • Antes de la Entrevista es importante que realices una pequeña investigación sobre la empresa que se ha interesado en ti. Tampoco es necesario que sepas punto por punto como funciona, pues será información que incluso es posible que no encuentres, pero si puedes echar un vistazo a su página web y ojear su información corporativa.
  • Además, comprueba todo lo que has puesto en el curriculum. Revisa cuáles son tus puntos fuertes y los débiles, para conocer por donde van a venir las preguntas.
  • Por último, ve vestido con ropa adecuada. No es lo mismo que te ofrezcas para un puesto de gerente en una empresa que para ser albañil, pero siempre tienes que cuidar tu presencia. Se recomienda no vestir con ropa llamativa.
  • Durante la entrevista mantente seguro de ti mismo pero sin intimidar. Mantén una posición cómoda pero no como si estuvieras en tu casa y deja que el entrevistador lleve la iniciativa en la conversación. Eso no quiere decir que no hables, tampoco es recomendable quedarse callado. No mientas en las respuestas a las preguntas que te hagan ni te vayas por las ramas pues es signo de inseguridad.
  • Lo más importante en esta situación es mostrarte motivado y entusiasmado, pero en ningún caso tienes que dar la sensación de que estas suplicando el trabajo. En el caso de que te realicen alguna pregunta personal que no tiene incumbencia para el puesto de trabajo puedes contestar educadamente que no crees que sea necesario contestarla, pero no te muestres agresivo en tu respuesta.
  • Una vez que termine el entrevistador de realizarte las preguntas oportunas, es el momento ideal de preguntar sobre las empresa y el puesto de trabajo, las posibilidades de tener una carrera profesional en la empresa, horarios…
  • Para terminar, basta con que te despidas dándole las gracias por haberte atendido.

Siguiendo estas pautas la entrevista será un éxito. Si crees que no eres capaz de hacerlo, ensaya antes de la entrevista oficial.

La mejora de la empleabilidad es necesaria siempre, tanto cuando tienes un puesto de trabajo como cuando no lo tienes. Por eso, es importante seguir estos consejos, pues te abrirán muchas más puertas de las que te imaginas.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0